Los frutos secos son una excelente fuente de fibra y proteínas.
Muchos estudios han demostrado que los frutos secos brindan varios beneficios para la salud, especialmente en lo que respecta a la reducción de los factores de riesgo de enfermedades cardíacas.

Beneficios para la salud.
En general, los frutos secos son una buena fuente de grasas, fibra y proteínas.
La mayor parte de la grasa de los frutos secos es grasa monoinsaturada, así como grasas poliinsaturadas omega-6 y omega-3.
Los frutos secos también contienen una serie de vitaminas y minerales, que incluyen magnesio y vitamina E.
Se han efectuado muchos estudios acerca de los beneficios para la salud que trae una mayor ingesta de frutos secos.
Estos estudios han demostrado que las personas que comen este tipo de alimentos, viven más que las que no lo hacen. Esto puede deberse a su capacidad para ayudar a prevenir una serie de enfermedades crónicas.
Por ejemplo, pueden reducir los factores de riesgo del síndrome metabólico, como la presión arterial alta y los niveles de colesterol.

De hecho, un estudio en más de 1.200 personas encontró que comer una dieta mediterránea más 30 gramos de frutos secos diarios, disminuyó la prevalencia del síndrome metabólico más que una dieta baja en grasas o una dieta mediterránea con aceite de oliva.
Además, los frutos secos pueden reducir el riesgo de otras enfermedades crónicas. Por ejemplo, mejorar los niveles de azúcar en sangre y reducir el riesgo de ciertos cánceres.

En resumen; el consumo de frutos secos puede ayudar a reducir los factores de riesgo de muchas enfermedades crónicas, incluidas las enfermedades cardíacas y la diabetes.