Castañas de Cajú.

Las castañas de cajú tienen un buen perfil de nutrientes.
Pueden mejorar los síntomas del síndrome metabólico.
Una dieta que contenga un 20% de calorías de castañas de cajú mejora la presión arterial en personas con síndrome metabólico.
Aumenta el potencial antioxidante y aumenta los niveles de colesterol HDL «bueno».

Castañas de cajú 30 grs.
Calorías: 155
Grasa: 12 gramos
Proteína: 5 gramos
Carbohidratos: 9 gramos
Fibra: 1 gramo
Vitamina E: 1% de la IDR
Magnesio: 20% de la IDR

Avellanas

Las avellanas son muy nutritivas.
Un estudio encontró que una dieta rica en avellanas reduce el colesterol total, el colesterol LDL «malo» y los triglicéridos. También reduce los marcadores de inflamación y mejora la función de los vasos sanguíneos.
Las dietas con avellanas pueden mejorar los niveles de colesterol y aumentar la cantidad de vitamina E en la sangre.
Las avellanas tienen efectos beneficiosos sobre los factores de riesgo de enfermedades cardíacas.

Avellanas 30 gramos
Calorías: 176
Grasa: 9 gramos
Proteína: 6 gramos
Carbohidratos: 6 gramos
Fibra: 3,5 gramos
Vitamina E: 37% de la IDR
Magnesio: 20% de la IDR

Maní tostado

A diferencia de los otros, el maní no es un fruto seco, sino que pertenece a la familia de las leguminosas.
Sin embargo, tienen perfiles de nutrientes y beneficios para la salud similares a los de los frutos secos.
Un estudio en más de 120,000 personas encontró que una mayor ingesta de maní se asoció con tasas de mortalidad más bajas.
Además, las tasas de asma y enfermedades alérgicas pueden ser más bajas en los hijos de madres que comieron maní una o más veces por semana durante el embarazo.

Maní tostado 30 grs.
Calorías: 176
Grasa: 17 gramos
Proteína: 4 gramos
Carbohidratos: 5 gramos
Fibra: 3 gramos
Vitamina E: 21% de la IDR
Magnesio: 11% de la IDR